Piel sensible

Las pieles sensibles requieren unos cuidados faciales específicos. Algunos de los síntomas más frecuentes en este tipo de dermis suelen ser la irritabilidad, enrojecimiento, descamaciones, erupciones o la alta sensibilidad. Unas molestias que se pueden atenuar con el empleo de cremas para pieles sensibles que crean un escudo protector y una barrera para mantenerla nutrida e hidratada.

La cosmética de alta gama también ha pensado en este tipo de cutis y ha creado productos para pieles sensibles que limpian, hidratan y protegen. En los mismos se cuida de forma especial su composición para evitar que los activos que actúan directamente sobre la tez puedan causar irritaciones.

Mostrando todos los resultados (3)